GENEALOGÍA FAMILIA MELÉNDEZ

Inicio

Acerca de nosotros

Sitios de Interés

Un Poco de Historia

Raza Carora

 

Árbol Genealógico
Eventos formales
Hora de celebrar
Primos y Familiares
Abuelos y Tíos
Tías y Tíos por Afinidad
La Caja de Zapatos
Meléndez en El Mundo
Anécdotas
Contáctenos
Otras Web

Donaciones

divisor10.gif

Se presenta en esta sección los árboles genealógicos de nuestra familia. Desde su fundador en la ciudad de Carora, Edo. Lara, hasta nuestros días. También algo de historia sobre los orígenes de nuestros apellidos.-

 
Cabe al respecto aclarar, en el caso de estar interesado en recibir la información relacionada con su apellido, que www.familiamelendez.org no hace investigaciones a particulares, ni estudio de apellidos o búsqueda de familiares. Como organización, nos dedicamos a asociar y coordinar sin fines lucrativos y con carácter científico, los estudios e investigaciones genealógicas. Si usted tiene datos bien fundamentados de los entronques de su familia con la nuestra, podríamos agregar esos datos a nuestro estudio. Aceptamos la colaboración sí de todos los Meléndez esparcidos en el mundo (que somos muchos), para ello usted puede consultar nuestro árbol genealógico en nuestra página.

ÁRBOL GENEALÓGICO de FAMILIA MELÉNDEZ:
Se presenta el Árbol Genealógico de nuestra familia Meléndez. El mismo ha sido elaborado por el fundador de esta página Web, Fernando Meléndez Rivero, basándose en la obra "Historial Genealógico de Familias Caroreñas" del erudito historiador Caroreño Dr. Ambrosio Perera Meléndez, datos aportados por el primo Álvaro Silva Álvarez y en vivencias y consultas personales para su actualización. Para recorrerlo con mas facilidad debe utilizar el botón central del "Mouse", así podrá deslizarse, visualizar y ubicar mejor los distintos núcleos familiares.-

                                                         Ver Árbol Genealógico...

Si deseas bajar el archivo completo del Árbol Genealógico para guardarlo en tu PC, o dispositivo móvil, puedes hacerlo con un "clic" en el siguiente link.-

                                         Bajar archivo

divisor10.gif  

ÁRBOL GENEALÓGICO de FAMILIA SILVA:

Se presenta el Árbol Genealógico de nuestra familia Silva. El mismo ha sido elaborado por el fundador de esta página Web, Fernando Meléndez Rivero, basándose en la obra "Historial Genealógico de Familias Caroreñas" del erudito historiador Caroreño Dr. Ambrosio Perera Meléndez, datos aportados por el primos Álvaro Silva Álvarez, Fernando Silva Álvarez, Ismael Silva Álvarez y en vivencias y consultas personales para su actualización. Para recorrerlo con mas facilidad debe utilizar el botón central del "Mouse", así podrá deslizarse, visualizar y ubicar mejor los distintos núcleos familiares.-

  Ver Árbol Genealógico...

Si deseas bajar el archivo completo del Árbol Genealógico para guardarlo en tu PC, o dispositivo móvil, puedes hacerlo con un "clic" en el siguiente link.-

                                   Bajar Archivo                                     

divisor10.gif

caballero.gif

Fundador del Apellido Meléndez.-

El Capitán Don Jacinto Meléndez, es el primer Meléndez que figura en los Archivos Parroquiales de Carora (Edo. Lara-Venezuela) y fundador del apellido en las misma.
Natural de la ciudad de Cumaná 1634 (Edo. Sucre-Venezuela) y vecino de la ciudad de Coro (Edo. Falcón-Venezuela) de donde vino en la segunda mitad del siglo XVII. Llego a ser Alcalde Ordinario y caso el 25 de Enero de 1.673 con Doña María Cuenca y Aguiar.
El Capitán Don Jacinto Meléndez murió en Carora en gracia de Dios y Comunión el 11 de Enero de 1.689, habiendo testado y siendo Alférez Mayor y Regidor perpetuo de la ciudad.- Estos son los troncos de una larga descendencia que se encuentra extendida en Carora, Barquisimeto, Siquisique, Baragua, Río Tocuyo, Coro, Maracay, Caracas, Boston (USA), Florida, México, etc.

                               

 

 

caballero.gif

 Fundador del Apellido Silva:

 Don Manuel de Silva y Aguiar  Es fundador de esta familia en Carora, natural de la Isla de San Miguel en la Villa de Rivera Grande en la Parroquia San Pedro de Portugal  (Archipiélago Las Azores, Capital Ponta Delgada). Vecino de Lisboa. Fue el primer Silva que atravesó el Océano y vino a radicarse en Carora Estado Lara-Venezuela hacia el año 1.660.-

 

        

       

 

divisor10.gif

escudodearmas.gif

                           Orígenes.

La Estirpe de la Casa Meléndez Su origen, historia y hechos: Se trata de un antiquísimo linaje asturiano que tuvo su origen en el grupo de valerosos caballeros que acompañaron al invicto don Pelayo, primero en su refugio de la cueva de Covadonga y después, en las batallas que poco a poco fueron iniciando la reconquista del solar patrio del poder musulmán. El conocido genealogista don Francisco Piferrer hace descender a este linaje de un infante de Inglaterra, pero no cita el nombre del citado infante. En lo que a nosotros respecta, las investigaciones practicadas en textos de otros conocidos tratadistas, nos han llevado a la información citada en un principio: Que este apellido ya era conocido en tiempos de los godos como lo demuestra el hecho de que entre los acompañantes de don Pelayo se encontraran varios caballeros que lo ostentaban. Rodrigo Meléndez de Valdés, primer Señor de la casa y torres de San Cucado o Cucao, tercer Señor de la villa de Salas, y otros muchos estados. Fue rico-hombre del Señor Rey Don Alfonso VIII y favorecido. Falleció en 1210, y está sepultado en San Vicente de Oviedo. España".
Pedro Meléndez (hijo de Rodrigo Meléndez de Valdés), cuarto Señor de la casa y villa de Salas, en Asturias, quien tomó parte en la conquista de Sevilla, en 1248. Contrajo matrimonio fuera de Asturias con Sancha Ruiz, Señora de Veleña, en Castilla. Se sabe también que don Alonso Pérez  Meléndez, señor de Blesia, tuvo una hija que casó con el Gran Capitán, aunque no consta el nombre de dicha dama. En lo que se refiere a distinguidos personajes que lo han llevado, puede y debe citarse a: La familia de pintores españoles del linaje de los Meléndez que floreció en el siglo XVII y XVIII. Miguel Jacinto Meléndez, nacido en Oviedo en el año 1.679 y fallecido en Madrid en el 1.731. Dos de sus cuadros merecieron el honor de ser expuestos en el Museo del Prado de Madrid, los titulados "San Agustín conjurando una plaga de langosta" y "El entierro del señor de Orgaz". Francisco Antonio Meléndez, hermano del anterior, nacido también en Oviedo, en 1.682 y muerto en Madrid, en 1.746. Fue autor de los retratos de Felipe V y María Luisa de Saboya. Formó parte de la junta preparatoria de lo que más tarde habría de ser Academia de Bellas Artes de San Fernando. Su hijo Luís Meléndez, que nació en Nápoles en 1.716 y murió en Madrid en 1.780, fue un pintor que rápidamente se hizo famoso por la perfección con que pintaba los bodegones, tema en el que se especializó. Estudió en la Academia, pero ciertas desavenencias con su padre hicieron que éste procediera a expulsarlo, lo que le llevó a viajar a Italia regresando a España hacia 1.755. Su vocación le llevó a la pintura representativa de la naturaleza muerta en la cual fue un consumado maestro, pero esto no impidió, que tocará también otros temas. Uno de sus cuadros está expuesto en París, en el Museo del Louvre, el titulado "Autorretrato" con influencias que recuerdan a Van Loo. Hacia el año 1.722 llevó a cabo la tarea de pintar cuarenta y cuatro cuadros, destinados los palacios de Aranjuez, de los cuales treinta y nueve de ellos se encuentran en el Museo del Prado de Madrid. Los entendidos consideran a Luís Meléndez como digno sucesor de Velásquez y Zurbarán en el arte del bodegón realista, ya que sus pinturas no son inferiores, en lo que a este tema se refiere a los de los otros dos grandes maestros mencionados. Naturalmente, se hace imposible dejar de citar al gran poeta español Juan Meléndez Valdés, nacido en Ribera del Fresno en el año 1.754 y fallecido en Motpellier, (Francia), en 1.817. Su vida, según opinión del padre Salinas, fue una descolorida colección de hechos. Tras sus estudios en la Universidad de Salamanca, en 1.781, ocupó la cátedra de gramática en dicho centro docente. De esta época data una serie de trabajos que firmó con el seudónimo de "Batilo". En 1.785 publicaría su primera colección de poesías. Del año anterior dataría una obra teatral del género dramático, "Las Bodas de Camacho", que fue un fracaso total al ser representada. En 1.719, fue trasladado a Madrid y en este mismo año apareció una segunda edición de sus poesías. Amigo del ministro Jovellanos, a la caída en desgracia de éste, fue desterrado a Medina del Campo y en 1.800, destituido de su cargo de fiscal y nuevamente desterrado, esta vez a Zamora. Tuvieron que pasar dos años para que pudiera volver a Salamanca. Con la invasión francesa, tras algunas dudas acabó por declinarse a favor de éstos con lo que, al considerarse un "afrancesado", tuvo que expatriarse a Francia. Este poeta fue uno de los máximos exponentes del romanticismo aunque, en ocasiones, sus obras resultan un tanto lacrimógenas. Sin embargo, fue considerado por sus contemporáneos como un renovador de la lírica debido a su sentimentalismo y, en general, es considerado como un prerromántico. En lo que se refiere a América, se puede citar a los políticos Carlos Meléndez, salvadoreño, que fue presidente de su país, y a Jorge Meléndez, también salvadoreño, hermano del anterior que asimismo ocupó la presidencia de San Salvador. Los Meléndez estuvieron desde muy pronto presentes en el Nuevo Mundo, siendo varios los conquistadores de este apellido que participaron en la colonización de aquellos países. Se tiene memoria de Juan Meléndez de Ávila, conquistador, que estuvo con Hernando de Soto en sus exploraciones por la Florida y que se estableció en la ciudad de Méjico, dejando descendencia en aquel país. Otro de este linaje fue Pablo Meléndez, que acompañó a Vasco Núñez de Balboa en el descubrimiento del Mar del Sur, (Océano Pacífico). Puede citarse también a Pedro Meléndez de Avilés, nacido en 1.519, en Avilés, que desde muy joven se dedicó a la marina y durante el reinado del emperador Carlos V, se dedicó a practicar el corzo en el mar Cantábrico contra los navíos franceses. Fue uno de los que acompañaron a Felipe II, a Inglaterra, con ocasión de la boda de aquél monarca con María Tudor. Pasó a las Indias, nombrado, por Felipe II, Adelantado y Capitán General de la Florida. Fundó la ciudad de San Agustín, que fue atacada por los franceses, pero Meléndez contraatacó, destruyendo el establecimiento galo de Fort Caroline y expulsando a los franceses. Se encargó de eliminar estos problemas y lo hizo cumpliendo las durísimas órdenes que recibió del monarca. Tras la victoria, desplegó gran actividad y aseguró la colonización española; estableció fuertes en la bahía de Carlos, Tampa, Gualé y Santa Elena, asegurando su comunicación por mar; e hizo amistad con los caciques vecinos, a los que intentaron cristianizar los primeros jesuitas llegados al Nuevo Mundo a petición suya. Nombrado Gobernador General de Cuba se ocupó en mejorar los puertos de las Antillas. A su regreso a España, colaboró en la preparación de la Armada Invencible destinada a la invasión de las Islas Británicas. Otra rama de este linaje se radicó en la Ciudad de Coro en el siglo XVII, pasando de allí a la ciudad de Carora (Venezuela) en la segunda mitad de ese siglo.-

Pulse para saber...

Distribución actual del Apellido en España. En España: 7.688 personas comparten el apellido Meléndez según estimaciones
El apellido Meléndez es el 622° apellido más común en España.

(La intensidad del color azul indica mayor o menor. Puede pulsar en las zonas para saber mas.-)

Distribución del Apellido en América.-llllllllll       

 


Miguel Jacinto Meléndez (1679-1734)
Pulse para saber más..Miguel Jacinto Meléndez es el miembro más destacable de una familia de artistas españoles que trabajaron durante el Barroco. Nació en Oviedo en 1679. Marcha muy joven a Madrid, siendo nombrado pintor de cámara de Felipe V en 1712, destacando el retrato del monarca que conserva el Museo del Prado. Trabajó para muchos templos madrileños y debió conocer la obra de El Greco. Falleció en Madrid hacia 1734.
 

Don Juan Meléndez Valdés (Ribera del Fresno, 1754-1817)
Pulse aquí para saber más..

Poeta, fue profesor de la Universidad de Salamanca en 1781, con apenas 27 años. Su obra abarca la poesía prerrománica, neoclásica y rococó. Durante la Guerra de la Independencia tomó partido de los franceses, tuvo que exilarse en Francia, dónde murió en 1817.

Era de humildes orígenes; su padre era Juan Antonio Meléndez Valdés y su madre María de los Ángeles Díaz Cacho, y tuvo numerosos hermanos; tras su nacimiento la familia se instaló en Almendralejo y a los siete años de edad se quedó huérfano de madre. En 1767 viajó a la corte para estudiar bajo la tutela de su hermano mayor Esteban en el Colegio de Santo Tomás latín y filosofía, y más tarde ingresó en los Reales Estudios de San Isidro, donde aprendió filosofía moral y griego. Finalmente empezó Leyes en Salamanca en 1772 al par que escribe sus primeros poemas y frecuenta las tertulias poéticas, en especial la de fray Juan Fernández de Rojas, más conocido por Delio, y la de José Cadalso en 1773, quien le introdujo en la cultura francesa; en 1774 murió su padre y su carácter se volvió definitivamente melancólico. En 1775 obtuvo el grado de Bachiller en Derecho y en 1777 muere también su hermano Esteban. Se ocupa provisionalmente de la cátedra de lengua griega y conoce a Jovellanos. En 1780 obtiene el premio de poesía de la Real Academia Española con su obra "Batilo". En 1781 vuelve a la Universidad de Salamanca con destino a la cátedra de Humanidades. En 1783 se doctora en derecho. En este tiempo escribe "Las enamoradas anacreónticas" y "Los besos de amor" y se casa con María Andrea de Coca. En 1784 Meléndez participa para uno de los tres premios ofrecido por la ciudad de Madrid para la mejor composición dramática, obteniendo uno de ellos por "Las bodas de Camacho el rico". A estas alturas se encuentra ya con una gran fama por todo el país. Ha madurado y es conocido por todos los intelectuales, poetas y escritores de la época. El famoso impresor Joaquín Ibarra publica en 1785 el primer volumen de sus poemas con gran éxito, realizándose diversas ediciones. En 1798 comienza a ejercer de fiscal durante siete meses y con el favor de Jovellanos, obtiene los destinos sucesivos de juez de la corte en Zaragoza en 1789, canciller en Valladolid en 1791 y fiscal de la Sala de Alcaldes de la Casa y Corte en Madrid en 1797, cargo que ocupará apenas siete meses; escribe entonces sus Discursos forenses, que circularon de forma manuscrita hasta ser publicados durante el Trienio Liberal. Con la caída de Jovellanos, Meléndez se ve obligado a dejar Madrid el 27 de agosto de 1798, y le envían a supervisar las obras de un cuartel que se construía en Medina del Campo, lo que suponía en la práctica un castigo. Pero en 1802 se le devuelven sus emolumentos como fiscal y va a vivir a Zamora, donde se dedicó a proyectos sociales y al estudio. Marcha luego a Salamanca y a Madrid.


Tras la ocupación francesa, se pone al servicio de José I de España, ocupando puestos en el Consejo de Estado y la condecoración como Caballero de la Real Orden de España, lo que le acarreará graves problemas como afrancesado a la salida del rey tras la Guerra de la Independencia. Huido a Francia en 1813, residió sucesivamente en Toulouse, Montpellier, Nîmes, Alais y Montauban; su salud se deteriora y se ve aquejado de fuertes depresiones y cuatro años más tarde fallece en Montepellier. Sus restos volvieron a Madrid en 1900 y después de un breve paso por el Panteón de Hombres Ilustres reposan finalmente en un mausoleo conjunto con Goya, Moratín y Donoso Cortés, obra de Ricardo Bellver en el Cementerio de San Isidro.


Además de las ya reseñadas, otras obras del autor son "Poesías" (1785), "A Llaguno" (1794), "Sobre el fanatismo" (1795), "Alarma española" (1808), "Oda a José Bonaparte" (1810-1811), "Prólogo de Nimes" (1815) y "Discursos Forenses" (1821).

 

  Francisco Antonio Meléndez, (Oviedo, 1682 – Madrid, 1752)

  Pintor español. Padre de Luís Meléndez, conocido pintor de bodegones y hermano de Miguel Jacinto Meléndez, sus padres le envían muy pronto a Madrid, donde se forma junto a su hermano. En 1699 se traslada a Italia donde atiende tanto a campañas militares como a actividades artísticas, volviendo a España en 1717. Dedicado a realizar retratos en miniatura, se convierte en el especialista de este campo en la corte de Felipe V. Realiza a partir de ese momento pequeños retratos que junto a joyas y otras viandas, servirán de regalo para ministros, embajadores, etc. Interesado también en la enseñanza de arte, en 1726 presenta un texto en el que se explica la necesidad e importancia de fundar una academia de bellas artes, formando parte activa de la creación de la Academia de Bellas Artes de San Fernando en Madrid. Candidato para el puesto de Director Honorario de Pintura, sus constantes desacuerdos con varios miembros de la Junta propician su expulsión de la junta preparatoria, muriendo antes de la inauguración de la Academia en 1752. Una de sus obras de mayor interés artístico es El Ofrecimiento a la Virgen de Atocha (Colección Privada, Madrid, 1728), en el que se retrata a sí mismo junto a su familia.

Luís Egidio Meléndez (1716 - 1780)
Pulse aquí para saber más...
Hijo del pintor asturiano consagrado a la miniatura, Francisco Antonio Meléndez (1682-1752), establecido en Italia desde 1699, y sobrino del retratista Miguel Jacinto Meléndez (1679-1734), Luís Meléndez nació en Nápoles en 1716. La familia regresó a España al año siguiente instalándose en Madrid, en donde Luís inició su formación, primero junto a su progenitor y más tarde asistiendo a las clases de la Junta Preparatoria de la Real Academia de Bellas Artes madrileña. Los problemas de Francisco Antonio con sus compañeros en el proceso creativo de la institución académica, que se inauguraría en 1752, acarrearon su apartado del proyecto y afectaron al joven artista, que fue formalmente expulsado de los estudios en 1748.
Por distintos documentos se sabe que trabajó como ayudante de su padre realizando miniaturas para joyas y que fue discípulo de Louis-Michel van Loo, adiestrándose en el retrato y seguramente en la pintura de historia. Interrumpida su educación oficial, viajó a Italia a sus expensas visitando Roma y Nápoles. A su regreso a Madrid en 1753 se empleó principalmente como miniaturista, pintando bellas escenas en los libros de coro de la Real Capilla durante algo más de cinco años.

Después se especializó en los bodegones, género en el que alcanzó una gran maestría, elaborando para el Príncipe de Asturias, futuro Carlos IV, una larga serie de lienzos, definida por él mismo como "...un divertido gabinete con toda especie de comestibles que el clima español produce...". Este amplio grupo de cuadros se conserva casi en su totalidad en el Museo del Prado; una selección de ellos configura el núcleo de esta exposición y a él se han sumado numerosas pinturas más prestadas por colecciones y museos de dentro y fuera de España.

En todas sus obras Luís Meléndez despliega formidables aciertos técnicos y estéticos, siendo proverbiales sus dotes de observación, la habilidad a la hora de componer, el dominio de la luz, la expresividad del color, la firmeza del dibujo y una casi obsesiva precisión en los detalles, todo lo cual le ha ganado una admiración extraordinaria en nuestros días. Aunque lo intentó, nunca consiguió un cargo en la corte, no pudo obtener el nombramiento de Pintor del Rey y, finalmente, murió de manera oscura, y aparentemente sin recursos, en Madrid, en 1780.

 

                                                                   Orígenes.

SILVA ORIGEN Y SIGNIFICADO Acontece con el apellido Silva lo que con casi todos los linajes cuya antigüedad se remonta al siglo X, anterior por tanto a los primeros años de la Reconquista de España. LINAJE E HISTORIA Según la obra "Diccionario Heráldico y Nobiliario de los Reinos de España", Silva es un apellido oriundo de Portugal, descendiente de un pretor de Lusitania, llamado Silvio, que floreció en el imperio de Nerón. Otros autores opinan que desciende de Alderedo, príncipe godo que, en tiempos del Rey D. Ramiro I, tuvo la dignidad de Conde palatino, del que desciende un rico-hombre gallego, Gutierre de Alderete, también conocido como Gutierre Alderete de Silva. Su hijo, Pelayo de Silva se estableció en el año 1090 en Portugal. El linaje Silva también es uno de los apellidos gallegos más antiguos de España y tuvo casas en Castilla (Pastrana), Aragón (Híxar) y Portugal (Gouveia). A partir de aquí, el apellido fundó dos grandes casas: la de Cifuentes y la de Pastrana. Los de este linaje por sucesivos entronques están emparentados con casi todas las casas nobles de España. La rama portuguesa, al igual que la española, llevó a efecto grandes servicios a sus monarcas. ARMAS La rama de Castilla, Portugal y Galicia tiene: En campo de oro, un león rampante, de púrpura coronado de oro. Algunos ponen el campo de plata.

PERSONAJES SILVA DESTACADOS EN LA HISTORIA En lo que se refiere a personajes españoles de este apellido, citaremos a algunos, al sernos imposible, como fácilmente puede comprenderse, relacionarlos a todos: António José da Silva: Autor dramático portugués. De origen judio, fue perseguido por la inquisición y obligado a abdicar de su judaismo. Feliciano de Silva: Escritor castellano, nacido en Ciudad Rodrígo. José Asunción Silva: Poeta postromántico colombiano. Luis Augusto Rebelo da Silva: Historiador y literato portugués. Medrano Ángel Silva: Poeta modernista ecuatoriano. Rodrigo de Silva y Sarmiento de Villandrando: Aristócrata castellano, nacido en Madrid el año 1.600. Gaspar de Silva-Mendoza y de Sandoval: Administrado castellano. Félix de Silva-Meneses y de Padilla: Militar de la Castilla del siglo XVII. Juan de Silva-Meneses y de Rabatta: Militar castellano del siglo XVIII. TOPONIMIA La toponimia española es una de las más extensas como lo demuestra el tratado de topónimos "Pueblos de España", donde también se citan lugares concretos, mayoritariamente pueblos. En el caso de Silva encontramos toponimos del apellido en las provincias de Lugo, La Coruña, Pontevedra, Orense y Oviedo.

EL APELLIDO HOY El apellido es unos de los más frecuentes de Portugal y Galicia destacando en poblaciones como Vila Real, Braga, Coimbra, Guarda, Pontevedra, Orense, Santiago, Lugo, La Coruña, Avilés, Gijón y Bragança. Otra rama de este linaje se radicó en la Ciudad de Carora Estado Lara-Venezuela.-

 


Los Apellidos y su Uso.-

Los apellidos y sus reglas surgen en el siglo XVIII, vienen junto a la Revolución Francesa, junto al siglo de las luces y la racionalidad.
Antes de esa época era común en toda la península ibérica así mismo como en Portugal que los hijos de alguna familia adoptaran el apellido de la madre, padre, abuelos, ya sea paterno o materno o algún antepasado anterior, basándose en la gloria y poder de este, donde las reglas de caballería y los romances andaban de la mano.
Por tanto hay muchos portadores de un apellido que no pertenecen al núcleo familiar por parentesco.
Se agregaba el problema de la grafía, es decir como se “escribía el apellido”, así mismo como la “castellanización” de los mismos, lo cual no es exclusivo de nuestro país o América, si no de Europa, cada país modificó a su arbitrio y a la calidad de sus escribanos, los apellidos provenientes de fuera de sus fronteras.
Los apellidos compuestos han cambiado y su objeto ha sido simplificarlos o acortarlos, esto ocurrió en forma masiva, después de 1800 en nuestro país, un ejemplo es “De Silva” como “Silva” y “Miguel de Lara” como “Miguel Lara”.
Una culpa importante de estos cambios la tienen los escribanos, los interesados o los sacerdotes que manejaban estos apellidos en las ocasiones solemnes.
Títulos y apelativos eran usados con gran parsimonia en todos los documentos que suscribían, como así mismo a su condición social y alcurnia.-

La Composición de nuestra población.-

La población indígena alcanzaba entre 350 mil y 500 mil habitantes, siendo el área andina la más poblada (Timoto-cuicas), gracias al avance de la agricultura, y la española llegaba a las 15.000. El mestizaje se hizo presente con una alta tasa de hijos ilegítimos, estableciéndose en estamentos que regían la sociedad española. Los hijos fuera del matrimonio se dividían en naturales, aquellos concebidos fuera del matrimonio pero de un hombre y mujer solteros, y los adulterinos, aquellos vástagos concebidos por alguien que ya estaba casado.
Los primeros incluso formaron parte de la familia y fueron reconocidos como herederos, los segundos ocultados y no heredaban. Además no faltaron los hijos sacrílegos, concebidos por sacerdotes, poco creyentes de las normas de nuestra iglesia.
La bastardía no quitaba la “hidalguía”, se ejemplifica con la dinastía de Trastámara en Castilla (La casa toma su nombre del Condado de Trastámara, título que ostentaba antes de acceder al Trono Enrique II, el de las Mercedes (1369-79), por haber sido adoptado por el conde Rodrigo Álvarez. Como hijo bastardo de Alfonso XI y Leonor de Guzmán, le disputó el Trono a su hermanastro, Pedro I, el Cruel; tras una guerra civil, en 1369 le asesinó y ocupó el Trono, legándolo posteriormente a su hijo Juan I (1379-90)).
En esa época de la colonia, la sociedad venezolana era prácticamente una sociedad de castas, en donde el grupo más importante era el de los peninsulares (los nacidos en el continente español), seguidos de los criollos (hijos de españoles, pero nacidos en América), luego de los canarios, los pardos (mezcla de blancos, indios y negros) quienes constituían el grupo más grande y que se dedicaban al pequeño comercio y a las labores agrícolas y al trabajo manual y finalmente los esclavos negros traídos del continente Africano ( debido a Fray Bartolomé de Las Casas. Su campaña fue dirigida en primera instancia al rey Fernando y posteriormente al Cardenal Cisneros, quien le nombrará "protector de indios" en 1516) y los indios.-

Que es la Genealogía?.- (Extractos de Trabajo de Juan Carlos Morales Manzur. Profesor Titular de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas de la Universidad del Zulia. Director del Acervo Histórico del estado Zulia. Maracaibo -Venezuela.)


El estudio o investigación genealógica estudia la filiación de los individuos y se ocupa de establecer a cada uno en el lugar que le corresponde dentro de su linaje, según un doble punto de vista: árbol genealógico ascendente, con la fijación de los padres, abuelos, bisabuelos, etc., y árbol genealógico descendente, buscando los hijos, nietos, etc., con las ramificaciones laterales correspondientes a cada nivel. En cuanto a su origen, es una de las ciencias más antiguas del mundo. Recuérdese el relieve que adquieren las listas genealógicas en los libros sagrados, tanto en el Antiguo Testamento (v.II), como en el Nuevo Testamento (v.III).
Asimismo, los asirios y los egipcios trazaron la genealogía de sus faraones y reyes. Los griegos y romanos, de modo semejante, imaginaron para sus soberanos y príncipes entronques con los héroes antiguos más celebrados (Hércules, Eneas, etc.), y aún con dioses y diosas, a los que asociaban a los orígenes míticos de la propia nación. En el mundo occidental, sólo las familias de la nobleza y las dinastías reales se ocuparon de conservar memoria de su genealogía, ya sea por vanidad, o para afirmar sus derechos a los diversos tronos. Este interés utilitario de la genealogía, se agudizó en la Edad Moderna, ya que se precisaba acreditar mediante documentos auténticos la ascendencia hidalga o noble para acceder a determinadas dignidades o corporaciones (órdenes militares, ciertos empleos en la administración civil y en el ejército).

Importancia del Estudio Genealógico.-

Identificada por mucho tiempo con un determinado grupo social, y como objeto de vanidades, la genealogía ha adquirido en los últimos años un despertar inusitado, en cuanto a su carácter de ciencia auxiliar de la historia, la economía, la demografía, la medicina, el derecho y la sociología, entre otras ciencias. Como historia social, los estudios genealógicos coadyuvan a interpretar el origen, desarrollo y evolución de los pobladores de una ciudad, comarca, región o país, constituyendo una herramienta indispensable para la historiografía y las ciencias sociales en general.

Aportes de la Genealogía a las Ciencias Sociales.-

La Genealogía presta y puede prestar valiosos aportes a muchas ciencias y disciplinas, aunque es necesario reconocer que no se ha sabido sacar provecho de ella, quizás por ignorancia en cuanto a su real proyección cultural. Los seres humanos están condicionados por dos factores: la herencia y el medio y cuando se habla de herencia, se habla de lo que es legado a través de la sangre que se recibe de los antepasados de cuya individualización se ocupa precisamente la Genealogía. Por eso se puede afirmar que la contribución que puede hacerse a la Biología y Genética es indudable. También es una especialización que puede ser de gran ayuda al psicólogo o cualquier estudioso de la conducta humana.
Asimismo, la medicina puede beneficiarse con el aporte genealógico, ya que es un hecho comprobado el carácter hereditario de muchas enfermedades y la influencia especial que la herencia tiene en la diabetes, presión arterial, arteroesclerosis, cataratas, glaucoma, como asimismo las consecuencias funestas que pueden tener los hijos de padres alcohólicos y drogadictos. En el Zulia fueron de importancia mundial los trabajos genealógicos del Dr. Américo Negrete, quien trazó la línea familiar de los enfermos de Corea de Huntington o “Mal de San Vito”.
Pasando a otro campo, el aporte de la Genealogía a la sociología y al Derecho es también relevante. Cuando un investigador hace un estudio de los linajes troncales de cada región, ese estudio se convierte en una verdadera génesis de esa sociedad, proveyendo valiosa información sobre la conformación de las clases sociales, su importancia económica y su influencia política. En cuanto al Derecho, la Genealogía se convierte en una herramienta indispensable para determinar quiénes tienen derecho a una sucesión o en pleitos por deslinde de campos donde se exhiben correlaciones de títulos, muchos de ellos obtenidos por herencia a través de varias generaciones. Las relaciones entre la Genealogía y la Economía son igualmente estrechas, sobre todo para estudiar las secuencias de generaciones, en la que cierto número de familias se entrelazaron para constituir un núcleo que se convirtió en la entidad controladora de la economía de una ciudad, región o nación. La Genealogía, como se ha señalado, también ha contribuido a la Demografía ya que a través de un linaje se pueden obtener valiosos datos sobre índices de nupcialidad, fecundidad y mortalidad en un determinado período histórico, lo mismo que sobre familias emigradas o inmigradas por razones religiosas, económicas o políticas y su importancia numérica.
Por último, y en cuanto a la historia general, los aportes de la genealogía son notables, como ya se ha señalado.

Algunos Términos de la Ciencia Genealógica.-

Estirpe
Desde el punto de vista genealógico, la estirpe es la unidad mayor, la raíz más antigua, la persona origen de un linaje. La estirpe es el punto de partida de una línea sucesoria cuyo origen se pierde en el tiempo, pero que arranca de una procedencia conocida documentalmente, es decir, del antepasado más remoto. No por ello quiere decir que se cierren en él definitivamente los conocimientos genealógicos y que no se pueda continuar en la indagación, pero éstos cada vez son más difíciles, principalmente cuando la situación del ascendiente se halle en la alta edad media, o que ya no existan archivos eclesiásticos en la ciudad, previos a esa época.
A la estirpe se la denomina “tronco” cuando se limita al estudio de la principal, o lo que es lo mismo, de varón a varón de la línea agnada (la línea agnada hace referencia a aquellas personas que están unidas por línea exclusivamente masculina). El tronco, a su vez, es común a varias líneas, que parten de éste para transformarse en ramas. Las ramas son, por tanto, las personas que tienen su origen en un mismo tronco.
Linaje
Se conoce con el nombre de linaje al conjunto de todos los descendientes, es decir, tanto hombres como mujeres, de una estirpe común.
Familia
La familia es normalmente el grupo social más pequeño, pero también el más importante en la sociedad actual. La familia está constituida fundamentalmente por padres e hijos, si bien puede alcanzar tres o cuatro generaciones que pueden vivir bajo un mismo techo y organizarse de acuerdo con una jerarquización respetuosa hacia el considerado “cabeza de familia”. La familia presenta dos tipos diferentes de parentesco: el de consanguinidad y el de afinidad. El primero es el que une a aquellos miembros que llevan sangre común, mientras que el segundo se va formando por los enlaces de los diferentes miembros con consortes ajenos al grupo familiar. La familia, como grupo social, está originada por ascendientes, descendientes y colaterales.
Los ascendientes son el padre, abuelo, bisabuelo, tatarabuelo, etc.; los descendientes, el hijo, nieto, bisnieto, tataranieto...; y los colaterales, los hermanos, primos, tíos y sobrinos. Así, en una genealogía ascendente se encontrará especificado claramente el parentesco.
Sangre
Este término es fundamental en genealogía porque, para esta ciencia, sangre es sinónimo de raza en cuanto a herencia física y de linaje. Dicho de otro modo: es el vínculo que comparten entre sí los diferentes descendientes de un mismo antepasado. En Francia, por poner un ejemplo, todos los miembros de las dinastías eran “príncipes de la sangre”, y existía también el “Premier Prince du Sang”, que era el sucesor inmediato al trono después de los hijos del rey. Así mismo, en todos los países se habla de “sangre azul” para designar a aquellas personas que poseen sangre noble.

Tipos de Parentesco.-
 

Existen fundamentalmente dos tipos de parentesco: el de cognación o de sangre y el de agnación o de afinidad.
Parentesco de Sangre
(El parentesco de sangre puede ser doble, así, hermanos de padre y madre comunes o sencillo cuando son hermanos sólo de padre o sólo de madre.
Los hermanos que lo son de padre y de madre se llaman carnales, los que lo son hermanos de madre se llaman uterinos, y los que lo son de padre se llaman consanguíneos en sentido estricto.
Por último el parentesco adoptivo es el que procede de la adopción y tiene igual valor que el parentesco por sangre.)
En cuanto a las líneas colateral, estas relaciones pueden ser de cálculo simple, cuando se trata de primos hermanos, o más complejos cuando este parentesco entre primos es remoto y difícil de determinar para quien no sea genealogista. El establecimiento de los parentescos colaterales implica cierta certeza documental y destreza para calcular el parentesco.
Parentesco por Afinidad
Éste es aquel al que se accede a través del matrimonio: por ejemplo, marido y mujer, yerno y suegra, cuñado y cuñada.
El sistema de grados de afinidad lícita corresponde exactamente al de los grados de consanguinidad. La única diferencia es que no se establece la relación entre dos novios y su antepasado común sino entre el primer cónyuge de un viudo o una viuda y el segundo cónyuge.

LOS DOSCIENTOS APELLIDOS DE LINAJES SEVILLANOS DE LA RECONQUISTA

El tratadista José María de Mena, en su obra "Apellidos y Escudos sevillanos y cordobeses y que pasaron a Indias", dice acerca del origen de los apellidos sevillanos:
Los apellidos de Sevilla proceden en su mayor parte de los DOSCIENTOS CABALLEROS DE LINAJE que vinieron a reconquistar la Ciudad en el año 1248, acompañando al rey San Fernando, y que por entregar los moros la plaza completamente vacía, la repoblaron quedándose afincados en Sevilla.
Estos apellidos son, en parte, de unos sevillanos anteriores a la invasión de España por los moros, es decir, que se remontan a época visigoda, e incluso a época romana. Algunos descendientes de aquellos sevillanos del siglo VIII, después de haber vivido quinientos años en el exilio en Asturias, Galicia o León, regresaron a Sevilla.

De la época en que Sevilla es la capital económica y naval del Imperio Español, nos quedan apellidos como OREJON, de los descendientes de los Incas o emperadores del Perú, a quienes se reconoció la calidad de nobleza. Hay numerosos soldados, aventureros, marinos, que van y vienen a Indias, y que a su regreso prefieren afincarse en Sevilla, y aquí crean familia y dejan sus apellidos, como el glorioso Hernán CORTES, conquistador de Méjico, que construye su casa, hoy medio en ruinas, en la plaza de su nombre, barrio de San Lorenzo.

Después de haber estado ocupada por los moros durante quinientos años, de los cuales la mayor parte del tiempo Sevilla fue una provincia del imperio marroquí, en el año 1247 el rey Fernando III el Santo vino a reconquistarla. En su ejército figuraban milicias concejiles de León, Castilla, Extremadura, Galicia, Córdoba, y Jaén, tropas de las Ordenes Militares de Santiago, Calatrava, Alcántara y San Juan de Jerusalén, algunas huestes de Aragón y Navarra, y una tropa reducida, casi simbólica, enviada por el Papa al mando de su sobrino Micer Uberto.
En Noviembre de 1248 San Fernando ocupó Sevilla, que le fue entregada por el reyezuelo Axataf, completamente vacía, saliendo todos sus pobladores moros hacia Marruecos, o hacia el reino moro de Granada.
Una vez terminada la reconquista muchos caballeros, y las tropas concejiles y de las Ordenes regresaron a sus lugares de procedencia. Pero otros, que eran descendientes de los antiguos visigodos y mozárabes sevillanos prefirieron quedarse. También y para que la ciudad no quedase despoblada, el rey San Fernando retuvo aquí otros caballeros, dándoles casa en la ciudad y viñas y olivares en el contorno, para decidirles a quedarse como pobladores. En total el rey asentó a DOSCIENTOS CABALLEROS DE LINAJE. Cuatro años después en 1252, el rey Alfonso X el Sabio, al ocupar el trono por la muerte de su padre, se ocupó como primer asunto de gobierno, de revisar el poblamiento de Sevilla, y ratificó las donaciones de casas y terrenos, y repuso algunas vacantes que se habían producido, de tal modo que volvió a haber DOSCIENTOS CABALLEROS pobladores, cuyos nombres se escribieron en el llamado "Cuaderno del repartimiento".
De estos DOSCIENTOS descienden la mayoría de los sevillanos, pues como hemos dicho la ciudad fue vaciada de moros.

La Lista de los DOSCIENTOS CABALLEROS DE LINAJE, tomada del "Repartimiento" es como sigue:

Abanades, Alonso, Encina o Encinas, Esparza, Aceves, Álvarez, Acevedo, Amaso, Flechilla, Adán, Arcayos, Aretiz, Faceves, Formicedo, Fenestrosa, Aguilar, Aguaray, Arias, Fernández, Fortún, Alarcón, Armenta o Armencia, Ferrán o Ferrand, Fragoso, Alardo, Arnalt, Arnaud o Arnao, Ferrández, Frechilla, Alava, Avia, Ferrera o Ferreras, Fuentecirio, Alcalá, Ayala, Feznalfarache, Fusiellos, Alcániz, Aybarana, Fita, Alcázar, Ayllón, Alfonso, Aznalfarache, Alguacil, Aznárez, Gaceo, Gil, Galicia, Giménez o Jiménez, Gallego, Guillén, Baeza, Bohiga o Boyga, Gálvez, Gustioz, Banades, Boica o Boiza, Gamarra, Gutiérrez, Baso o Bazo, Bordallo, García, Baza, Borni, Bebián, Botón, Berrueces o Berruezo, Brión, Hacániz, Hoyos, Blanco, Buiza, Halconero, Hurones o Furones, Blázquez, Henestrosa o Hinestrosa, Hurtado, Hita, Husillos, Cabezas o Cabeza, Cavaleras, Cameno, Cedano o Sedano, Ibáñez, Iñiguez, Campana, Cebrián, Ibatana, Campo o Campos, Cillero, Canaleja, Cipriano, Cansado, Cohorcos, Jiménez, Juanes, Carado, Corrucho, Jordán, Juárez, Carrillo, Cotediano, Casado, Cuadro o Cuadros, Castro, Cuenca, Laces, Lobaña, Lechauri, López, Dabanades, Lencina, Lores, Doria, León, Luna, Davia, Doscrino, Liveri, Lusía o Llusía, Díaz, Doviñal, Madrid, Medina, Madrigal, Medinaceli, Maestre, Meléndez, Magro, Melgar, Malo, Mena, Manciles o Mancilla, Mendoza, Marchena, Miguélez, Martín, Montemolín, Martínez, Montogín, Matierra, Morillo, Mazuelos o Mazuelo, Muñoz, Navarra, Negrillos, Navarro, Negro, Negas, Núñez, Ochoa u Ochova, Orozco, Olea, Ortiz, Ordóñez, Oscrino, Oria, Osorno, Páez, Pérez, Palacios, Piédolao, Piédrola, Pancorbo, Porcioles o Porcoles, Páramo o Pártamo, Portugal, Pardiño, Pozuelo, Peláez, Quintana, Quintanilla, Rabadán, Rodrigo, Rabanales, Rodríguez, Rabea, Roita o Arroita, Rabera, Romero, Ramírez, Romo, Rebolledo, Roniz, Revilla, Ribiella, Rioseco, Roiga, Ruiz, Sahagún, Sánchez, Sanlúcar, Santa Cruz, San Esteban o Santisteban, Salado, Tablada, Torre o Torres, Tafur, Tremello, Tamayo, Tremenos, Téllez, Tudela, Toledo, Valderrama, Vilches, Valdesauce, Villafarfán, Valencia, Villafarta, Valigán, Villagarcía, Valladolid, Villagómez, Vargas, Villamayor, Vaso, Villaodre o Villodre, Velasco, Villalta o Villarta, Velázquez, Villasandino, Vélez, Viñal, Sarado, Serna, Servicial, Solaceno, Solorzano y Suárez

De estos apellidos hay una heráldica manifiesta de sus linajes.

 CONSIDERACIONES SOBRE LOS APELLIDOS

Para construir el árbol genealógico hay que tener en cuenta que durante los siglos XVI y XVII, se producen cambios frecuentes en los apellidos, unos llevando un apellido aunque no corresponda en esa generación porque va ligado a la posesión de varonía o a un mayorazgo o porque es el apellido del antepasado más notable, también es fácil que cambie un apellido al moverse de provincia, que un apellido plural se singularice, o que al llevarlo una mujer se feminice el apellido, o que se castellanicen apellidos como sucede con apellidos vascos o navarros que emigran a Andalucía. También se produce el caso de apellidos extranjeros que se traducen por ejemplo "White", por Blanco.

 

SIMBOLOGÍA BÁSICA DEL ESCUDO MELÉNDEZ

Armas:
En Plata, un León, de gules, cargado de dos eslabones de cadena, rotos, de azur.-



Azur
El azur es el nombre que en heráldica recibe el color azul. Se deriva este color de la voz turca Azurt, sinónimo de dicho color. Simboliza a Venus entre los planetas; de los signos del Zodiaco a Libra y Capricornio; de los elementos al Aire; de los dias de la semana al Viernes; de los meses a septiembre y diciembre; de las piedrasa preciosas el Zafiro; de los metales el acero; de los árboles el álamo y de las flores la violeta. Las caracteristicas heráldicas que le corresponde son: Justicia, Celo, Verdad, Lealtad, Caridad y Hermosura. Los que llevan este color en su escudo están obligados al fomento de la agricultura y a socorrer a los servidores abandonados injustamente por sus señores.

Cadena
Significa generalmente cautiverio sufrido por la defensa del Rey o de la Patria; privativa de España es la de ser símbolo de haber asistido alguno de la estirpe a la Batalla de las Navaas de Tolosa, en la que los cristianos rompieron el cerco de la tienda real enemiga, formado por gruesas cadenas, en el año 1212. La cadena puede aparecer también como símbolo de unión entre las diferentes ramas de un mismo linaje, en lazando entre sí varias torres o castillos.


Dos
El número dos significa la unión de dos principios contrarios, como el cuerpo y el alma; si bien su uso como signo de identidad por parte de la herejía albigense, basada en el dualismo maniqueista centrado en la oposición entre el principio del bien y del mal, haría que la utilización de este número en la heráldica, cuando se trataba de seres vivientes, quedara e entredicho, por ser considerada como una apología herética y sus usuarios sospechosos ante las autoridades eclesiásticas. La solución gráfica estuvo en transformar la dualidad en una unidad, pues así ya no existe oposición, como pretendían los albigenses, si no complementación, fusionándose en un sola idea, como los brazos de la cruz. Así cuando una figura animal se repite dos veces, se recurre a fusionarse en una sola figura, mirándose cara a cara; lo que en heráldica se denomina afrontados, postura en la que suelen aparecer en todas las armerías europeas los leones, lobos, perros u otro animal cuando se dibujan por parejas. Si bien en el caso de las armerías hispánicas se dan en ocasiones las figuras pasantes, como en el caso de los lobos que corren en la mima dirección uno encima de otro, en la que el lobo superior o montante domina la lobo inferior o escachante, lo cual tal vez habremos de verlo como un gesto de rechazo a la alianza de los monarcas Capetos con los Papas de Aviñon, ambos tradicionales enemigos de la hegemonía española.

Gules
El gules o rojo simboliza a Marte, entre los planetas; de los signos del Zodiaco, Aries y Escorpión; de los elementos, el Fuego; de las piedras preciosas, el rubí; de los días de la semana, el martes; de los meses del año, marzo y octubre; de los metales, el cobre; de los árboles, el cedro; de las flores, el clavel; y de las aves, el pelicano. Las características heráldicas que le corresponden son: Fortaleza, Victoria, Osadía, Alteza y Ardid. Los que traen este color en sus escudos están obligados principalmente a socorrer a los que se ven oprimidos por injusticia.

León
Simboliza espíritu generosamente guerrero, adornado de las cualidades de vigilancia, dominio, soberanía, majestad y bravura. Denota al caballero clemente que perdona a los que se le humillan y destruye a los que se le resisten. Dos leones afrontados representan a la figura de Cristo; como símbolo de justicia: benévolo con los justos y terrible con los malvados. Si el león va coronado se pretende destacar su posición de rey de los animales terrestres.

Plata
La plata significa en su correspondencia con las piedras preciosas la perla. De los astros, la Luna; de los signos del Zodíaco, Cáncer y de los elementos, el Agua; de los días de la semana, el Lunes; de los meses del año, los de Enero y Febrero; de los árboles, la palmera; de las flores, la azucena; de las aves, la paloma y de los animales, el armiño. La Plata en las armerías recibe el nombre de Luna, en lo que se refiere a las de los soberanos; en la de los títulos, perla y en la de los restantes nobles, plata. Las características heráldicas que le corresponden son: Pureza, Integridad, Obediencia, Firmeza, Vigilancia, Elocuencia y Vencimiento. Y los que la llevan en sus armas están obligados a defender a las doncellas y amparar a los huérfanos


SIMBOLOGÍA BÁSICA DEL ESCUDO SILVA

 Armas:
En campo de oro, un león rampante, de púrpura coronado de oro. Algunos ponen el campo de plata.

 León
Simboliza espíritu generosamente guerrero, adornado de las cualidades de vigilancia, dominio, soberanía, majestad y bravura. Denota al caballero clemente que perdona a los que se le humillan y destruye a los que se le resisten. Dos leones afrontados representan la figura de Cristo, como símbolo de justicia: benévolo con los justos y terrible con los malvados. Si el león va coronado se pretende destacar su posición de rey de los animales terrestres.

Oro
El oro simboliza el topacio. En las armerías de los reyes se le llama "sol", en las de los nobles con título de Duque, Marqués, Conde, etc., "topacio" y en el de la nobleza en general "oro". En su relación con los astros el oro es el Sol; de los doce signos del Zodiaco, Leo; de los elementos, el Fuego; de los días de la semana, el domingo; de los meses del año, julio; de los árboles, el ciprés y de las flores, el girasol; de las aves, el gallo; de los cuadrúpedos, el león y de los peces, el delfín. Las características heráldicas que le corresponden son: Nobleza, Magnanimidad, Riqueza, Poder, Luz, Constancia y Sabiduría. Por las Leyes de la heráldica, cuantos lleven este metal en sus escudos están obligados a hacer el bien a los pobres y a defender a sus príncipes, peleando por ellos hasta su última gota de sangre.

Plata
La plata significa en su correspondencia con las piedras preciosas la perla. De los astros, la Luna; de los signos del Zodiaco, Cáncer, y de los elementos, el Agua; de los días de la semana, el lunes; de los meses del año, los de enero y febrero; de los árboles, la palmera; de las flores, la azucena; de las aves, la paloma; y de los animales, el armiño. La plata en las armerías recibe el nombre de Luna, en lo que se refiere a las de los soberanos; en las de los títulos, perla, y en las de los restantes nobles, plata. Las características heráldicas que le corresponden son: Pureza, Integridad, Obediencia, Firmeza, Vigilancia, Elocuencia y Vencimiento. Y los que la llevan en sus armas están obligados a defender a las doncellas y amparar a los huérfanos.

Púrpura
El púrpura es el morado. Es un color muy poco introducido en la heráldica. Se prohibió en la época de los Emperadores romanos a todos aquellos que no fueran de la familia imperial. Simboliza, de los planetas a Júpiter; de los signos del Zodíaco a Piscis y Sagitario; de los días de la semana el jueves; de los meses a febrero y noviembre; entre las piedras preciosas la amatista; entre los metales el estaño. Las características heráldicas que le corresponden son: Justicia, Ingenio, Verdad, Grandeza, Sabiduría y Amor. Los que llevan este color en su escudo están obligados a servir al Príncipe defendiendo a las personas eclesiásticas.
 

divisor10.gif

Bibliografía

ANDERSON CHARLES, L. G. Vida y cartas de Vasco Núñez de Balboa. Buenos Aires, Emecé, 1944.

ROMOLI, KATHLEEN.Vasco Núñez de Balboa, descubridor del Pacífico. Madrid, Espasa Calpe, 1955. 2á ed.: 1967.

BIBL.: G. CÁRDENAS Y CANO, Ensayo cronológico para la Historia general de Florida, Madrid 1723;

P. G. J. KEEGAN y L. TORMO SANZ, Experiencia misionera en la Florida, Madrid 1957;

 E. RuIDíAZ CARABIAS, La Florida, su conquista y colonización por P. Menéndez(Meléndez) de Avilés, Madrid 1893;

Altolaguirre y Durave, Ángel de. Vasco Núñez de Balboa. Madrid: Ediciones Real Academia de la Historia, 1914. Una obra fundamental con abundante documentación.

Andagoya, Pascual de. Relación y documentos. En "Crónicas de América". Tomo 27. Madrid: Ediciones Historia 16, 1986. Una crónica de un protagonista de primera hora.

Martínez Rivas, José Ramón. Vasco Núñez de Balboa. Madrid: Ediciones Historia 16 y Quorum, 1987. Una obra breve pero completa con bibliografía concisa.

Medina, José Toribio. El descubrimiento del Océano Pacífico. Vasco Núñez de Balboa. 2 vols. Santiago de Chile, 1913. Obra fundamental con abundante documentación de todos los protagonistas.

Lucena Salmoral, Manuel. Vasco Núñez de Balboa, descubridor de la Mar del Sur. Madrid: Biblioteca Iberoamericana, Ediciones Anaya, S.A., 1988.

Extractos de Trabajo de Juan Carlos Morales Manzur. Profesor Titular de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas de la Universidad del Zulia. Director del Acervo Histórico del estado Zulia. Maracaibo -Venezuela.

 

 

Controlar Sonido:

Inicio | Acerca de Nosotros | Árbol Genealógico | Eventos Formales | Hora de Celebrar | Primos y Familiares | Abuelos y TíosTías y Tíos por Afinidad  | La Caja de Zapatos | Anécdotas | Contáctenos |

Página Fundada el 30 de Mayo de 2004.
Por Fernando J. Meléndez R.
©  Derechos Reservados